Buscar
  • guillermo grebe larraín

DIOSAS PUTAS: Historias de ficción y Arte Pulp


Hace unos dos años descubrí el maravilloso trabajo del fotógrafo Thomas Allen en su libro UNDERCOVERED, una interesante propuesta de escultura-collage hecha con las portadas de los libros de Pulp fiction.

Me atrajo mucho su forma de relatar desde la re-construcción sin perder nada de la fuente original y sumándole además una escenografía muy atmosférica y apropiada para la fotografía .

Undercover significa en rigor estar involucrado en el trabajo o en relación secreta dentro de una comunidad u organización, en especial para los fines de investigación policial o espionaje. Su adjetivo más cercano es clandestino, subrepticio, secreto. Es un termino muy gringo, lo interesante de este trabajo es que al ser el soporte el libro mismo, interviene el género literario de manera directa creando un juego muy potente entre la novela y el avance visual de lo escrito que es la novela ilustrada en la portada.

Propone desde el título un nuevo significante: Undercovered es algo así como bajo la cubierta descubierta (cover; cubierta, portada de un libro) y en ese azaroso juego de palabras aflora la base original del imaginario de la novela de pulp fiction que es la desnudez más desfachatada de lo bizarro.

Aquello clandestino, secreto que cada lector irá develando mientras devora las historias plagadas de sexo, morbo, fantasías, suspenso, y mounstruos de pesadillas.

Aquí algunos ejemplos del trabajo de Allen.

RELATOS BIZARROS. PINTURA DE PASQUÍN

La novela de pulp fiction hay que entenderla desde el lector. Es él quien construye su demanda, es un tipo de novela hecha para el vendedor viajante, para la dueña de casa, para el marine, de lectura rápida y fácil, plagada de imaginaciones, deseos contenidos, erotismo y aventuras intergalácticas imposibles. Su ascendente histórico son las dime novels y las penny dreadfuls (novelas de héroeas bandoleros de un penique o 10 centavos) y luego el cine fantástico y el comic. Es decir es lectura popular y masiva.

Las covers de estos librillos se cubren de mujeres amazónicas, malvados gangsters, valientes héroes, lesbianas amantes, mounstruos y seres mutantes, naves espaciales todos bellamente ilustrados con una fuerte dosis de la estética del cómic y la ilustración de propaganda de mediados del siglo 20. Las técnicas que utilizan estos ilustradores son del dominio de la pintura clásica; la brocha y el gesto es libre y preciso, la mayoría de estos trabajos están hechos con acuarela, crayón o acrílico y lo que resulta de todo esto es un estilo, una forma interpretativa de la figura que será inspiración y material fundamental del trabajo de muchos artistas del pop art norteamericano sobre todo como Lichtenstein por citar a uno notable.

Algunos casos:

La pintura como oficio y ejercicio creativo se me hace conmovedora desde esa tensión.

Revisando a los artistas y sus técnicas son de verdad espectaculares y muy poco reconocidos como “artistas” del pincel, la tela y los materiales óleo, tempera, crayón etc. Tienen una gran habilidad de composición y un tremendo oficio.

Desentrañando en estos escombros alucinantes recordé a uno de mis influyentes de academia en mis tiempos de estudiante de pintura en la Chile. Se llamaba Solís, más bien su firma era Solís, nunca supe quien era pero era EL afichista de las taquillas de los cines grandes de Santiago. Pintaba al latex sobre tela y me fascinaba ese transito entre la foto del afiche original y su transformación al gran formato que luego se exhibía a la salida de los cines Lido, Gran Palace, Normandie, Santa lucía, Las Condes etc.

Con estos antecedentes se me hace muy atractivo como temática de un trabajo de pintura el acercamiento a lo que pasa por la mente de un lector de este tipo de novelas por un lado y la pintura como ese gatillador de urgencia por leer.

Esta tensión la encuentro alucinante en un país donde existe un impuesto al libro que lo convierte en una actividad de minorías, se suma a esto un 77% de la población que no entiende lo poco que lee y donde existe una relación muy de elite con todo lo visual, sobre todo con la pintura.

La lectura y la pintura existen muy fecundas de mano en mano en un pasquín o libro de lectura rápida, fácil y barata como las novelas de pulp fiction aunque estas solo existen en la memorabilia colectiva y en algunos puestos de libros usados que se venden en la calle.

Podríamos ironizar mucho con este asunto, ser ácidos y punzantes y a la vez cándidos y víctimas como lo son los contenidos de este tipo de novelas y como un guiño o mirada crítica de nuestra actual sociedad chilena; mirada siempre particular y personal y naturalmente expuesta a ser debatida y re interpretada.

Este trabajo en particular es la descomposición de algo viejo para recomponerlo en otro nuevo, no es más que eso; un ejercicio de collage digital en photoshop traspasado a una tela pintada al óleo. El bosquejo es un desmembramiento de varios covers que unidos se refrescan en una historia nueva; un nuevo Cover Discovered.

La estética y el contenido de los covers descubiertos (Cover Discovered) de la novela de pulp fiction en su silente pasado revisitado y re-convertido a la pintura son los fundamentos de este trabajo que espero exponer a mediados de 2015.


0 vistas

© 2014 by GUILLERMO GREBE. Proudly created with Wix.com